“Dejemos de decir que es una gripa grave” El coronavirus.

“Dejemos de decir que es una gripa grave”

Un médico de un hospital de Bérgamo, Italia, relató cómo es atender a pacientes con el coronavirus.

Un médico de un hospital de Bérgamo, Italia, relató en su cuenta de Facebook cómo ha sido la experiencia de atender a pacientes con el coronavirus. Él la define como una “situación dramática, más que lo que viven con una influenza”.

“Las salas de los hospitales se han transformado en una ‘guerra’; los pacientes no respiran, vienen aquí porque necesitan oxígeno. Debemos esperar que nuestro cuerpo erradique el covid-19 por sí solo”. Eso dijo en sus redes sociales Daniele Macchini, médico de las Clínica Humanitas Gavazzeni que se ha convertido en un testimonio importante sobre la dimensión real del nuevo virus y de cómo los médicos desde sus trincheras enfrentan la emergencia.

  • Lo hizo porque “en uno de los mensajes constantes que recibo de mi dirección de correo electrónico en este departamento de salud, que son hoy más en estos días, también había un párrafo titulado “hacer socialmente responsablemente”, con algunas recomendaciones que solo pueden ser respaldadas. Después de pensar durante mucho tiempo si escribir o no sobre lo que les estaba pasando si, Macchini sintió que el silencio no era en absoluto responsable. Por eso se dio a a tarea de relatar lo que vive en su hospital a diario desde que llegó el coronavrius. La idea con esto no es crear pánico. Hay que tener en cuenta que todos los que llegan a los hospitales son enfermos severos y eso se refleja en este relato. Su idea es que aquellos que dicen que es una simple gripa y nada más tengan precauciones para que la epidemia no se expanda.

Este es su relato:

“Por lo tanto, intentaré transmitir a las personas no involucradas en este trabajo y más distantes de nuestra realidad lo que estamos experimentando en Bérgamo durante estos días de pandemia de Covid-19. Entiendo la necesidad de no crear pánico, pero cuando el mensaje del peligro de lo que está sucediendo no llega a las personas, -y todavía siento que algunos solo se preocupan por las recomendaciones mientras otros se quejan de no poder ir al gimnasio o poder jugar torneos de fútbol, tiemblo. También entiendo el daño económico y también estoy preocupado por eso. Después de la epidemia, la tragedia comenzará nuevamente.

Sin embargo, aparte del hecho de que, literalmente, también estamos devastando nuestro sistema nacional de salud desde un punto de vista económico, me permito plantear la importancia del daño a la salud, que es probable en todo el país y encuentro nada menos que “escalofriante”, por ejemplo, que no se haya establecido una zona roja para los municipios de Alzano, Lombardo y Nembro, ya solicitada por la Región. (Me gustaría especificar que esto es pura opinión personal).

  • Yo mismo miré con cierto asombro las reorganizaciones de todo el hospital en la semana anterior, cuando nuestro enemigo actual todavía estaba en las sombras: las salas lentamente “se vaciaron”, las actividades electivas se interrumpieron, las terapias intensivas fueron liberadas para crear tantas camas como fuese posible. Contenedores llegaron a la sala de emergencias para crear rutas diversificadas y evitar infecciones. Toda esta rápida transformación trajo a los pasillos del hospital una atmósfera de silencio y vacío surrealista que aún no entendíamos, esperando una guerra que aún estaba por comenzar y que muchos (incluido yo) no estábamos tan seguros de que vendría con tanta ferocidad (abro un paréntesis: todo esto en silencio y sin publicidad, mientras que varios periódicos tuvieron el coraje de decir que la atención médica privada no estaba haciendo nada).

Todavía recuerdo que mi guardia nocturna pasó hace una semana innecesariamente sin hacer la vista gorda, esperando una llamada de la microbiología del Saco. Estaba esperando el resultado de un hisopo en el primer paciente sospechoso en nuestro hospital, pensando en las consecuencias que tendría para nosotros y la clínica. Si lo pienso, mi agitación por un posible caso parece casi ridículo e injustificado, ahora que he visto lo que está sucediendo.

Bueno, la situación ahora es nada menos que dramática. No se me ocurren otras palabras. La guerra ha explotado, literalmente, y las batallas son ininterrumpidas día y noche. Uno tras otro, los desafortunados pobres llegan a la sala de emergencias. Tienen todo menos las complicaciones de la gripe. Dejemos de decir que es una gripe grave. En estos dos años he aprendido que la gente de Bérgamo no acude a la sala de emergencias. Lo hicieron bien esta vez. Siguieron todas las indicaciones dadas: una semana o diez días en casa con fiebre sin salir y con riesgo de contagio, pero ahora ya no pueden soportarlo: No respiran lo suficiente, necesitan oxígeno. Y las terapias farmacológicas para este virus son pocas.

El curso depende principalmente de nuestro organismo. Solo podemos soportarlo cuando ya no podemos más. Seamos sinceros: se espera principalmente que nuestro cuerpo erradique el virus por sí solo. Las terapias antivirales son experimentales con este virus y aprendemos su comportamiento día tras día. Quedarse en casa hasta que los síntomas empeoren no cambia el pronóstico de la enfermedad. Ahora, sin embargo, esa necesidad de camas en todo su drama ha llegado. Uno tras otro, los departamentos que se habían vaciado se están llenando a un ritmo impresionante. Las pantallas con los nombres de los enfermos, de diferentes colores dependiendo de la unidad operativa a la que pertenecen, ahora son todas rojas y en lugar de la operación quirúrgica existe el diagnóstico, que siempre es la misma enfermedad: neumonía intersticial bilateral. Ahora, dime qué virus de la gripe causa una tragedia tan rápida.

Porque esa es la diferencia (ahora me pongo un poco técnico): en la gripe clásica, además de infectar a mucha menos población durante varios meses, los casos pueden complicarse con menos frecuencia, solo cuando el virus destruye las barreras protectoras de nuestras vías respiratorias permiten que las bacterias que normalmente residen en las vías respiratorias superiores invadan los bronquios y los pulmones, causando casos más graves. Covid 19 causa una influenza suave en muchos jóvenes, pero en muchas personas mayores (y no solo en elos) un verdadero Sars porque llega directamente a los alvéolos de los pulmones y los infecta, lo que los hace incapaces de realizar su función. La insuficiencia respiratoria resultante a menudo es grave y después de unos días de hospitalización, el oxígeno simple que se puede administrar en una sala puede no ser suficiente.

Lo siento, pero para mí, como médico, no me tranquiliza que los más graves sean principalmente personas mayores con otras patologías. La población de edad avanzada es la más representativa en nuestro país y es difícil encontrar a alguien que, por encima de los 65 años, no tome al menos la tableta para la presión o la diabetes.

También le aseguro que cuando veo jóvenes que terminan en cuidados intensivos intubados, p o peor en Ecmo (una máquina para los peores casos, que extrae la sangre, la oxigena y la devuelve al cuerpo, esperando el organismo, ojalá, sanen tus pulmones), toda esta tranquilidad que tenia para los de corta edad pasa. Y aunque todavía hay personas en las redes sociales que se enorgullecen de no tener miedo al ignorar las indicaciones, protestando porque sus hábitos de vida normales están “temporalmente” en crisis, el desastre epidemiológico está ocurriendo. Y no hay más cirujanos, urólogos, ortopedistas, solo somos médicos que repentinamente formamos parte de un solo equipo para enfrentar este tsunami que nos ha abrumado.virus

Los casos se multiplican, llegamos a la tasa de 15-20 hospitalizaciones por día, todo por la misma razón. Los resultados de los hisopos ahora llegan uno tras otro: positivo, positivo, positivo. De repente, la sala de emergencias se derrumba. Se emiten disposiciones de emergencia: se necesita ayuda en la sala de emergencias. Una reunión rápida para aprender cómo funciona el software de administración de primeros auxilios y unos minutos después ya están abajo, al lado de los guerreros en el frente de guerra. La pantalla de la PC con los motivos de acceso es siempre la misma: fiebre y dificultad para respirar, fiebre y tos, insuficiencia respiratoria, etc. Exámenes, radiología siempre con la misma frase: neumonía intersticial bilateral.

Todo para ser hospitalizado. Alguien que ya logre ser intubado va a cuidados intensivos. Para otros, sin embargo, es tarde. Los cuidados intensivos se saturan y, cuando los cuidados intensivos terminan, se crean más. Cada ventilador se vuelve como el oro: los de los quirófanos que ahora han suspendido su actividad no urgente se convierten en lugares de cuidados intensivos que antes no existían. Me pareció increíble, o al menos puedo hablar por Humanitas Gavazzeni (donde trabajo) de cómo fue posible implementar en tan poco tiempo un despliegue y una reorganización de recursos tan finamente diseñados para prepararse para un desastre de esta magnitud. Y cada reorganización de camas, departamentos, personal, turnos de trabajo y tareas se revisa constantemente día tras día para tratar de dar todo y aún más.

Esas salas que anteriormente parecían fantasmas ahora están saturadas, listas para tratar de dar lo mejor para los enfermos, pero agotadas. El personal está agotado. Vi fatiga en los rostros que no sabían lo que era a pesar de las cargas de trabajo que ya tenían. He visto personas que aún se detienen más allá de los tiempos en que solían detenerse, para trabajar horas extra que ahora son habituales. Vi la solidaridad de todos nosotros, que nunca fallamos en acudir a nuestros colegas internistas para preguntarles “¿qué puedo hacer por ustedes ahora?”

Médicos que mueven camas y transfieren pacientes, que administran terapias en lugar de enfermeras. Enfermeras con lágrimas en los ojos porque no podemos salvar a todos y los signos vitales de varios pacientes al mismo tiempo revelan un destino que ya ha sido marcado. No hay más turnos, horarios.

La vida social está suspendida para nosotros. He estado separado durante unos meses, y le aseguro que siempre he hecho todo lo posible para ver constantemente a mi hijo, incluso en los días de tomar la noche libre, sin dormir y posponer el sueño hasta que estoy sin él, pero durante casi 2 semanas no he sido voluntario. No veo ni a mi hijo ni a los miembros de mi familia por temor a infectarlos y, a su vez, infectar a una abuela mayor o parientes con otros problemas de salud. Estoy satisfecho con algunas fotos de mi hijo que veo entre lágrimas y con algunas videollamadas. Así que tenga paciencia también, no puede ir al teatro, a museos o al gimnasio. Trate de tener piedad con esa miríada de personas mayores que podrías exterminar.

No es tu culpa, lo sé, pero de aquellos que piensan que estás exagerando, e incluso este testimonio puede parecer una exageración para aquellos que están lejos de la epidemia, pero por favor, escúchanos, trata de salir de la casa solo para cosas indispensables. No vaya en masa para abastecerse en los supermercados: es lo peor porque se concentra la gente y el riesgo de contactos con personas infectadas que no saben que lo son, es mucho más alta. Puedes ir allí como lo haces habitualmente. Tal vez si tiene una máscara normal (incluso las que se utilizan para hacer cierto trabajo manual), póngala. No busque ffp2 o ffp3. Esas deberían servirnos y estamos empezando a luchar para encontrarlas. Por ahora, hemos tenido que optimizar su uso solo en ciertas circunstancias, como sugirió recientemente la Organización Mundial de la Salud en vista de su escasez casi omnipresente.

Ah, sí, gracias a la escasez de ciertos dispositivos, yo y muchos otros colegas estamos expuestos a pesar de todos los medios de protección que tenemos. Algunos de nosotros ya nos hemos infectado a pesar de los protocolos. Algunos colegas infectados, a su vez, tienen familiares infectados y algunos de sus familiares ya luchan entre la vida y la muerte. Estamos donde sus miedos podrían hacer que se mantenga alejado. Intenta asegurarte de mantenerte alejado.

Dígale a sus ancianos u otros miembros de la familia que se queden adentro. Tráeles las compras por favor. No tenemos alternativa. Es nuestro trabajo. De hecho, lo que hago en estos días no es realmente el trabajo al que estoy acostumbrado, pero lo hago de todos modos y me gustará siempre que responda a los mismos principios: trate de hacer que algunas personas enfermas se sientan mejor y sanen, o incluso simplemente alivie el sufrimiento y el dolor a quienes desafortunadamente no pueden sanar. Por otro lado, no paso muchas palabras sobre las personas que nos definen héroes en estos días y que hasta ayer estaban listos para insultarnos y denunciarnos. Ambos volverán a insultar e informar tan pronto como todo termine. La gente olvida todo rápidamente.

Y ni siquiera somos héroes en estos días. Es nuestro trabajo. Arriesgamos algo malo todos los días antes: cuando ponemos las manos en una barriga llena de sangre de alguien que ni siquiera sabemos si tiene VIH o hepatitis C; cuando lo hacemos, incluso si sabemos que tiene VIH o hepatitis C; cuando picamos con el que tiene VIH y tomamos los medicamentos que nos hacen vomitar de la mañana a la noche durante un mes. Cuando abrimos con la angustia habitual los resultados de los exámenes en los diversos controles después de un pinchazo accidental con la esperanza de no infectarse. Simplemente nos ganamos la vida con algo que nos da emociones. No importa si son hermosas o feas, solo llévalas a casa. Al final solo tratamos de hacernos útiles para todos. Ahora intenta hacerlo también: con nuestras acciones influimos en la vida y muerte de unas pocas docenas de personas. Tú con los tuyos, muchos más. Por favor comparte y comparte el mensaje. Necesitamos correr la voz para evitar que lo que está sucediendo aquí, pase en toda Italia”.

Tomado de la Revista Semana

https://www.semana.com/vida-moderna/articulo/dejemos-de-decir-que-es-una-gripa-grave/655671

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
💬 ¿Podemos ayudarte?
Hola 👋🏽 Cuéntanos las noticias de tu comunidad, envíanos tus fotos, vídeos, denuncias, historias de vida.

Lo que pasa en tu ciudad, barrio o vereda es importante para nosotros www.aldeasur.com.