Conoce los productos de limpieza que jamás debes mezclar

Conoce los productos de limpieza que jamás debes mezclar

Es importante conocer los riesgos para no provocar muertes u hospitalizaciones; bajo ninguna circunstancia el cloro debe calentarse

Foto: Michael Tavrionios en Pixabay 

Resulta imprescindible aprender a mezclar los productos de limpieza para evitar peligros, “Natural” no es lo mismo que “inocuo” del mismo modo que “artificial” no significa “tóxico”. Simplemente, algunos se pueden mezclar, y otros, es mejor utilizarlos solos.

El riesgo que entrañan los productos de limpieza no hay que buscarla en el producto, si está a la venta en un supermercado, es porque es apto para el uso doméstico. El peligro hay que buscarlo en la forma de uso, en las concentraciones, en las proporciones, en las condiciones de uso (más o menos ventilación, uso de guantes, ropa adecuada…) En muchas ocasiones, la culpa la tienen las mezclas inadecuadas con otros productos.

Sin embargo siempre hay que recordar que el mayor limpiador y el disolvente más potente que existe, es el agua con Jabón sobre todo en estos tiempos de Coronavirus.  

Cloro y amoníaco: combinación peligrosa.

Aunque luego te voy a explicar de forma detallada qué se puede mezclar con el cloro y con el amoniaco quiero empezar con las advertencias de estos 2 productos de forma conjunta, ya que son las mezclas que más accidentes generan.

Son dos productos altamente utilizados en limpieza doméstica porque son excelentes productos limpiadores y desinfectantes. Hay normas básicas e imprescindibles que debemos tener en cuenta:

  • Nunca se debe mezclar el cloro con el amoniaco. Es muy peligroso y puede resultar mortal.
  • Hay que tener mucha precaución al mezclarlos con otros productos.
  • Son productos que siempre debes mantener en su envase original.
  • Debes tener cuidado al respirar sus vapores.
  • Conviene utilizarlos diluidos en agua, si vas a utilizarlos sin diluir, debes extremar las precauciones.

La mezcla de ambos productos es peligrosísima. A pesar de ello muchas personas la realizan ignorando los avisos que se hacen en los medios de comunicación (sobre todo cuando ocurre algún fallecimiento por esta causa). También lo avisan en las etiquetas de los envases, aún así, todos los años se producen muertes y hospitalizaciones por la mezcla de estos dos productos.

El cloro (Lejía, lavandina o hipoclorito de sodio)

El cloro es el nombre común que se le da en México al hipoclorito de sodio. En otros países se le conoce como lavandina, lejía, agua de Javel o agua de Jane.

Debe utilizarse siempre con agua fría, evitar el contacto con la piel, usando guantes y manteniendo la estancia ventilada.

En ocasiones he escuchado recomendar de forma imprudente el utilizarla en caliente, con la excusa de que aumenta su poder de limpieza pero eso es un grave error. El cloro NUNCA debe calentarse, ya que desprende vapores altamente tóxicos con gravísimas consecuencias para las vías respiratorias, además del riesgo de respirar esos vapores tóxicos, al evaporarse pierde su función desinfectante.

El cloro si puede mezclarse con:

  • Agua
  • Jabón líquido neutro (de platos, de manos…)
  • Detergente líquido neutro de lavadora.

Nunca mezclar cloro con:

  • Amoníaco
  • Vinagre (de ningún tipo)
  • Ácido Cítrico (ni líquido, ni polvo. Tampoco con zumo de limón natural)
  • Alcohol
  • Agua Oxigenada – Peróxido
  • Carbonato
  • Bicarbonato
  • Percarbonato
  • Limpiadores multiusos
  • Ácidos de ningún tipo
  • Desinfectantes de ningún tipo, incluyendo bactericidas como el Sanitol.

Deja un comentario

Abrir chat
1
💬 ¿Podemos ayudarte?
Hola 👋🏽 Cuéntanos las noticias de tu comunidad, envíanos tus fotos, vídeos, denuncias, historias de vida.

Lo que pasa en tu ciudad, barrio o vereda es importante para nosotros www.aldeasur.com.
Powered by
A %d blogueros les gusta esto: