La confundí con un ratón, casi matamos a la chucha.

Impactos: 37

Read Time:6 Minute, 35 Second

Eran las 9 pm mi esposa me gritó desde el fondo de la habitación ¡mira un ratón ¡
Salí con bolsa en mano y palo de la escoba para atacar al intruso; pero algo me hizo detener al mirar el animal tan tranquilo pese a la cercanía con la cual actué.

 

chuccha 1

 

Con la experiencia de ver varias de estas especies en los cafetales de mi padre y la vereda de mi infancia, reflexioné y le dije “creo que es una chucha”. ¿una qué? me respondió. una zarigüeya le replique.

Ella dijo “no.. es un ratón”. entonces le dije verifiquemos en la red y entonces ella confirmó lo que yo pensaba era una pequeña zarigüeya que apenas salía a explorar el mundo.

El animal me miraba asustado con los ojos grandes y brillantes y orejas desplegadas me decía no me haga daño. La alumbré con linterna, le tomé fotografías y después de 30 minutos de análisis se bajó de la reja de mi casa y se ocultó en el jardín.

La dejamos tranquila conscientes del importante cuidado que debemos tener con estos animales que muchas veces se confunden con ratas de alcantarilla y mueren en manos nuestras, sin analizar un poco la importancia de este gran animal al cual le hemos todo el tiempo ocupado como muchos otros sus espacios de convivencia.

chucha 3

 

Para entender es importante decir que es un singular e inteligente animal que existe desde antes que apareciera el ser humano y que es considerado como un fósil viviente, aún camina en las noches por nuestra ciudad. Odiado por muchos, ha sido venerado y apreciado por pueblos antiguos, siendo un símbolo olvidado de las tradiciones y el folclor del continente americano.

El primo de los canguros

El tlacuache (nombre mexicano que proviene del náhuatl), o “chucha” nombre despectivo en Colombia es conocido también como zarigüeya u Opossum. Pertenece a la subclase de los marsupiales, a la que pertenecen koalas y canguros, cuyos antecesores aparecieron antes que los continentes se separaran.

chucha 2

Lo que les diferencia del resto de los mamíferos es que no tienen placenta, por lo que “incuban” a sus crías (que nacen con apenas 2 cm y pesan 20 gramos) en una bolsa especial llamada “marsupio”, donde terminan su desarrollo embrionario. El marsupio esconde en su interior los pezones de la madre, donde las crías recién nacidas estarán firmemente adheridas durante 2 meses, para posteriormente “asomarse” y poco a poco independizarse.

Contrario a lo que mucha gente piensa, debido a que parecen “enormes ratas”, las chuchas no están emparentados con ellas y lo único que tienen en común es su hocico alargado y su cola desnuda. Esto los ha hecho objeto de repulsión generalizada, lo que, aunado a que la gente las mata para utilizarlos en remedios tradicionales, los ha convertido en una especie que es cada día más difícil de observar.
Un fósil viviente

El tlacuache o “chucha” es uno de los pocos animales que se conservan sin variaciones desde que aparecieron en nuestro planeta hace unos 80 millones de años (¡más antiguos que muchos dinosaurios!), por lo que se le considera un fósil viviente. Dos especies se destacan alguna acuáticas y otras terrestres.

Hasta ahora, ha sobrevivido a la invasión humana y es considerado como el animal que mejor se adapta a la vida cerca del hombre después de la rata y el ratón, pues se alimenta prácticamente de cualquier cosa y hace su madriguera en las ramas huecas de los árboles y cualquier cavidad cerca o dentro de las casas, que rellena con hojas secas para obtener mayor comodidad y calor. Posee una cola prensil, que puede utilizar como una “mano extra” para mantener el equilibrio e incluso colgarse de ella.

Indican especialistas que la principal razón del maltrato a las chuchas, se debe a que hay una ignorancia generalizada, que solo puede ser acabada por medio de la educación.

“Las personas no saben que como les han talado los bosques y su hábitat ha sido destruido, ya no tienen que cazar. Por eso en ocasiones, llegan a las fincas y se comen las gallinas y el arroz”, contó Placido Pérez defensor de este animal.
Lo que nadie conoce de estos animales, que se adaptan fácilmente a distintos ecosistemas, es que tienen la capacidad de dispersar las semillas de muchas especies de plantas y controlan insectos.

“La chucha ha desarrollado una proteína que la inhibe del veneno de las serpientes, como la coral y la equis. Además, hace parte de la cadena alimenticia como depredador y como presa. Es alimento para las chuchas, los rapaces, los tigrillos y lechuzas”, dijo Pérez
¡Sólo quiero sobrevivir!

Los tlacuaches son sumamente astutos, pero tienen muy mala vista, por lo que su primera reacción cuando son sorprendidos por humanos o por perros es quedarse inmóviles. Cuando se sienten acorralados simulan estar muertos, provocando desinterés de sus enemigos, aunque se sabe que pueden luchar encarnizadamente para defender a sus crías, que en ocasiones están escondidas en su bolsa.

Luego de ser separados de su madre, las pequeñas zarigüeyas sufren una especie de “trauma” que les hace buscar un lugar oscuro y tibio para esconderse, por lo que luego se les puede encontrar viviendo en algún sitio acogedor dentro de una casa. Aunque no sean agresivos, son tratados cual animal rabioso, cuando bien podrían ser simplemente sacados de casa como lo haríamos con un ave o una ardilla.

Siendo un animal que no se mete con nadie, se debería considerar como un ejemplo a seguir y, sumado a que es un verdadero fósil viviente, debería ser respetado, admirado y protegido por su gran valor cultural y ecológico. La próxima vez que veas uno caminando por la calle o tu jardín, piensa que tal vez es Yaushu, el tlacuache que le regaló el fuego a los hombres y que, gracias a él, podemos cocinar nuestra comida y calentarnos.

En Colombia se pueden observar 29 especies de chuchas y afines.

Los marsupiales son los mamíferos más antiguos de América y de Colombia. Los marsupiales se originaron en América durante el Cretácico (entre 144 y 65 millones de años), luego migraron a Oceanía a través de la Antártida.

Los mamíferos marsupiales de Colombia son la chucha, la chuchita, el micuré, el runcho y el tunato.
Lo irónico de todo es que este animal comienza ahora a ser una especie con posibilidades de ser carne para embutidos según una investigación de la Universidad Nacional en Colombia.   Ese será otro tema para un próximo análisis.

Fuentes; El tiempo, Colombiacuriosa.blogspot.com.co, cuidame.org/blog
Investigación y adaptación; Aldeasur.com
Periodistas Dainny Hernández P. Álvaro Pérez P

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Previous post VIDEO; NASA Publica imágenes inéditas del planeta Marte.
Next post Feliz día Locutor “El hombre o mujer de la palabra hablada es un referente moral.