Confusa muerte de un niño con arma de fuego.

Un misterioso hecho es investigado por las autoridades en el municipio de Acevedo donde un menor de 10 años murió a causa de un disparo en su pecho.

Según se conoció de manera oficial, el niño Jesús Alberto Urquina Castillo de 10 años fue llevado al hospital en Acevedo, por su hermano de 15 años, debido a que el niño tenía una herida con arma de fuego.

Cuando la policía fue alertada del hecho, indagó al adolescente quien manifestó que había escuchado un disparo en una de las habitaciones de la casa y cuando fue a ver lo que ocurría encontró a su hermanito tirado en el suelo y bañado en sangre, y al lado una pistola que había en la casa.

Por la gravedad de la herida, el niño fue remitido al municipio de Pitalito para atención especializada, pero falleció horas después.

Cuando los investigadores llegaron hasta la casa donde ocurrieron los hechos en la vereda El Mesón a casi una hora de recorrido  desde al casco urbano, no encontraron el arma que mencionó el menor y se encontraron con una versión diferente.

Esta vez el único testigo presencial dijo que había visto a dos hombres en moto y que después escuchó un disparo y fue ahí donde encontró a su hermano herido.

De esta manera la forma en la que llegó el disparo al pecho del niño, cerca de su axila y que le segó la vida es todo un misterio, los investigadores tomaron pruebas de rastros de pólvora tanto de la víctima como de su hermano para definir si alguno de los dos disparó, con la hipótesis de que tal vez jugaban y el arma se accionó de manera accidental.

Ante esta situación las autoridades insisten en no tener armas sin respectivo permiso y mucho menos al alcance de los niños, que inocentemente pueden terminar siendo víctimas de una tragedia que se puede evitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aldeasur.com está a prueba de Stephen Fry gracias a la caché de WP Super Cache