Robaba niñas muertas de sus tumbas para “convertirlas” en muñecas.

Suena a trama de película de terror, pero se trata de un crimen real que fue descubierto por las autoridades de Rusia en el año 2010 y que regresó al ojo mediático tras conocerse que este sujeto podría quedar en libertad.

Las autoridades rusas descubrieron que Anatoly Moskvin había robado varios cadáveres de niñas entre los 3 y 13 años de edad, de distintos cementerios. Según recoge la investigación, luego de hurtar los cuerpos, el sujeto los llevaba a su casa y los momificaba.

Los cuerpos momificados eran vestidos como muñecas, y al parecer, les colocaba cajas de música al interior. Además, practicaba actos sexuales con los cuerpos y convivió en su casa con ellos durante más de 10 años.

Según medios internacionales, el caso se conoció cuando las autoridades lo hallaron en un cementerio con una bolsa llena de huesos humanos y decidieron investigarlo. Al ingresar a su casa, hallaron los cadáveres de las niñas incluso algunas con décadas de fallecidas.

Tras ser capturado y sometido a múltiples exámenes un juez local determinó que no se encontraba en las facultades para enfrentar un juicio y fue internado en un hospital psiquiátrico, donde ha permanecido desde el año 2011.

Hace poco se conoció que sus médicos indicaron que puede ser dado de alta y regresar a la sociedad. Sin embargo, los familiares de las víctimas y ciudadanos locales manifestaron que esta persona es un peligro para la comunidad y no puede ser dejado en libertad.

Anatoly Moskvin, en su época de estudiante se destacó como una persona de mente brillante.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: