Pagó millonaria cifra para que asesinaran al abogado Luis Gerardo Ochoa Sánchez, dice la Fiscalía.

Mauricio Parra Rodríguez, el primer capturado por el homicidio del empresario Jhonny Alonso Orjuela, dueño de Surtifruver de la Sabana, pagó 50 millones de pesos para que sicarios acabaran con la vida del abogado Luis Gerardo Ochoa Sánchez, el 6 de abril del año pasado.

Así lo afirmó la Fiscalía en audiencia de imputación de cargos contra Parra, considerado ficha clave para esclarecer la verdad en el caso de Orjuela, su exsocio.

Este miércoles, la fiscal del caso señaló que Parra suministró a los sicarios pistolas calibre 7,65 para perpetrar el homicidio. Según la investigación, el crimen habría sido una retaliación porque el abogado Ochoa frenó, con sus denuncias, una condecoración que el Senado le iba a dar a Mauricio Parra en reconocimiento a sus actividades en el sector constructor.

Según la Fiscalía, al abogado lo asesinaron con la misma modalidad empleada con Jhony Alonso Orjuela, dueño de Surtifruver. Es decir, a través de una conversación de WhatsApp con una mujer que le puso una cita en su oficina.


La condecoración, señaló el ente acusador, la promovió el senador José David Name. Ochoa informó por escrito que el Congreso estaba a punto de exaltar a un hombre que tenía antecedentes judiciales, entre ellos una captura por narcotráfico. Finalmente, la imposición de la medalla se enredó y este hecho fue una de las claves del homicidio.

A Ochoa Sánchez, quien fue personero de Pitalito, lo mataron a las seis de la tarde del 6 de abril del 2017 en pleno centro de ese municipio del Huila. A esa hora entraron a su oficina varios que sin mediar palabra le dispararon.

La Fiscalía dice que Parra, cabeza también de la firma constructora Soginco S. A. S., se alió con los líderes de una iglesia cristiana del municipio para quedarse con un millonario terreno en el que debía adelantarse un proyecto de vivienda conocido como La Voz de Dios, lo que se hizo posible porque el pastor Édgar Núñez Guzmán ocupaba el cargo de secretario de Planeación de Pitalito.

Además, señala la investigación, las familias que invirtieron en ese proyecto terminaron estafadas, por lo que buscaron asesoría legal con el expersonero. Al lanzamiento del proyecto asistieron en su momento el senador Name y el también congresista Édgar Espíndola, así como el excontralor general Julio César Turbay.

En el expediente que puso a Parra preso por el caso de Surtifruver aparece una comunicación entre el empresario y uno de sus empleados en la constructora. En esa llamada, Parra da la orden de eliminar al abogado, lo que dio pie al inicio del nuevo proceso por homicidio.

Tomado de; justicia@eltiempo.com

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: