Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme

 

bannere.png                             

Comentarios: 0

Vi la muerte en una calle, historia contada por su protagonista

"Después de salir del médico, quien me recomendó reposo absoluto para aumentar las plaquetas por un dengue que me aqueja hace más de una semana, me dirigí a la calle 37 con carrera 25, en Bucaramanga, a pagar el recibo de Telebucaramanga que estaba vencido. Luego de hacer el pago salí del establecimiento para dirigirme a mi apartamento, cuando de pronto una maraña de cable telefónico se me vino encima, se me enredó en mi cuerpo y empezó a jalarme con gran fuerza calle arriba. Intento entender la situación insólita e inesperada que me está ocurriendo, veo un camión mezclador de cemento que sube la calle 37 a gran velocidad llevando enganchados los extremos de los cables que enredan mi cuerpo y que me jalan intentando hacerme trastabillar. Todo pasa en cuestión de segundos. Descifro que si no logro librarme de los cables que me atrapan mi cuello y mis brazos el camión me arrastrará en su recorrido y quizá me ahorque; solo atino a correr detrás del camión y a gritar con todas mis fuerzas que pare, entonces muchas personas salen de las edificaciones y empiezan a gritar conmigo que pare. Entonces decido tirar el celular que llevo en la mano y con las manos libres logro por fin zafarme de los cables, en ese momento el carrete de madera en donde estaba enrollado el cable me golpea la cadera desde atrás y me manda al suelo, pero ya estoy a salvo de los cables. Entonces veo dos operarios de Telebucaramanga que habían dado alcance al camión y traían su cable de vuelta. Yo estoy en shock, mi corazón late a millón de pulsaciones, la gente me rodea y me pregunta cosas, una señora me alcanza un vaso de agua, otra me dice que fue cosa de Dios que me haya salvado, uno de los operarios de Telebucaramanga me dice que fue culpa del camión mezclador que se enganchó en el cable que estaban pasando de poste a poste, entonces reacciono y le digo que no fue culpa del camión, sino de ellos, porque el cable es de ellos y pudieron haberme matado de la manera más absurda que jamás habría imaginado morir. Ni siquiera se disculpó, por el contrario se molestó porque le tomé fotos a él y a su cuadrilla de irresponsables. La última vez que había visto la muerte fue en la cabecera de mi hija un día antes de que muriera, ayer también la vi. ¿Y si hubiese sido un niño? ¿Y si hubiese sido un anciano? ¿Y si no me hubiese dado el tiempo justo para entender lo que estaba pasando y resolverlo? ¿Y si hubiese decidido en lugar de bajar subir la calle tomándome de espaldas la situación? ¿Dónde están los protocolos de seguridad para proteger a las personas en la calle por acciones de las empresas que trabajan en el espacio público? ¿Quién responde por esto? ¿Dónde está la empresa causante de esta situación traumática que tuve que padecer, dónde las autoridades? ¿Ante cuál autoridad reclamar? ¿Quién va a enmendar esta situación para que no le ocurra a nadie más? Estamos expuestos e indefensos.

Así el cuentista de Bucaramanga, Francisco Centeno, relató la forma en que se salvó de sufrir un tragico accidente el martes 26 de junio, por un descuido de la empresa contratista.

Aldeasur.com

Precios del Mercado

Suscripciones

Powered by OrdaSoft!