Homenaje a los niños que se fueron.

El portal www.aldeasur.com quiere de manera especial ofrecer un sentido homenaje a algunos de los niños que en circunstancias diferentes y no comunes perdieron su vida este año dejando un eterno vacío en sus hogares, los nombres son suprimidos por respeto al dolor de sus familias.

Hoy recordamos al niño de 11 años que tras haberse enredado en el lazo que sujetaba a un caballo fue arrastrado por el animal varios metros causándole múltiples heridas en la cabeza, grandes abrasiones en tórax anterior y posterior, en el rostro y escoriaciones en su abdomen, que ocasionaron su muerte una hora más tarde, este suceso tuvo lugar en el barrio 20 de Julio al occidente de Pitalito.

Otro hecho lamentable para recordar es el de un bebé de 22 meses que murió por inmersión al caer a la alberca de su casa sin que nadie se  percatara a tiempo, pese a que recibió atención de primeros auxilios murió minutos después en el centro hospitalario, el hecho se presentó en el conjunto valle verde en zona Urbana del valle de Laboyos a inicios de la semana santa.

En esa misma semana en zona rural un menor de tres años terminó accidentalmente ahorcado con el lazo de un columpio improvisado, el niño quedó solo y de manera inexplicable terminó enredado en el lazo, cuando los familiares se percataron de su ausencia, era demasiado tarde.

Otro insólito hecho ocurrió en el mes de los niños, un bebé de tan solo seis meses perdió la vida al parecer por bronco aspiración en el momento en el que tomaba su tetero, el suceso ocurrió en el corregimiento de Criollo.

Otro dramático caso se originó en el municipio de Palestina, cuando un bebé de año y medio fue remitido a la unidad de urgencias de Pitalito con un cuadro médico de desnutrición severa, al día siguiente mientras se esperaba la autorización para ser trasladado a la UCI  pediátrica Neiva, falleció. 

El más reciente, un despiadado abandono de una bebé recién nacida en zona rural de Pitalito por la vía a San Agustín, el 25 de abril; la bebé fue hallada por un transeúnte de la zona quien se percató del hecho al ver que un perro se estaba comiendo una de sus extremidades inferiores, la habían dejado en una bolsa con parte de su cordón umbilical.     

Son muy lamentables este tipo de casos, pero en honor a los niños y a la defensa de sus derechos desde nuestro portal, recordamos a estos menores que se fueron haciéndonos reflexionar sobre nuestra responsabilidad como padres y adultos. Paz en su nuevo mundo de ángeles.

siguenos

Investigación y Redacción: Dainny Hernández, Álvaro Pérez

www.aldeasur.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aldeasur.com está a prueba de Stephen Fry gracias a la caché de WP Super Cache